No es necesario crear nuevas instituciones, sino recuperar la voluntad de quienes dirigen las existentes.

A quienes tenemos tiempo realizando actividades en pro de nuestra comunidad de una manera voluntaria, nos consta que con poco se puede hacer mucho, y que basta con voluntad y actitud para poder hacer que las cosas sucedan.

Contamos con grandes instituciones, organismos o programas públicos que tienen como objetivo combatir problemas en específico que nos aquejan como sociedad, y que al paso de los años aparece la tendencia del “Es que…” al eterno pretexto que los exculpe de su falta de resultados.

Tal es el caso de nuestro Instituto Estatal Electoral de Baja California, en donde constantemente es su falta de presupuesto la principal excusa ante su falta de actividades y resultados en el desarrollo de la vida democrática, fomento a la educación cívica y participación ciudadana de los Bajacalifornianos.

Sin embargo, el pasado nueve de abril no necesitábamos un solo peso de su presupuesto, tan sólo pedíamos que trabajaran acorde a sus principios de “certeza, legalidad, independencia, imparcialidad, máxima publicidad y objetividad”, mismos que se vieron mermados tal vez por los más de $90,000.00 MXN que reciben mensualmente de sueldo cada uno de nuestros Consejeros, claro por parte de un presupuesto que viene del Congreso del Estado; y claro, no nos cumplieron a la ciudadanía.

El Instituto tiene la facultad constitucional de presentar una propuesta de iniciativas de Reforma Electoral ante el Congreso del Estado, y fue durante una sesión extraordinaria del Consejo General Electoral donde

seis de los siete Consejeros dieron la espalda a la iniciativa ciudadana SinVotoNoHayDinero al no querer ingresarla dentro de su propuesta.

Los “Es que…” abundaron en sus explicaciones del por qué no, pero su incumplimiento no fue al no presentar dicha iniciativa, sino al no dar la oportunidad de dialogar, analizar, debatir y proponer, pues tuvieron desde septiembre del año pasado que se les entregó la iniciativa y lo único que hacían era aplaudir la participación de los jóvenes; aplausos que les pedimos guarden pues no sirven si no van a tener el valor de defender los ideales que tanto congratulan.

Lo dije en la pasada columna y lo reitero pues notamos aplica igual: No es congruente que cuando al gobierno “no le alcanza” los impuestos a la sociedad sean los primeros en subir pero no se recorte el presupuesto a instituciones acorde a la evaluación de sus resultados.

El Instituto Estatal Electoral de Baja California era sólo una vía para que SinVotoNoHayDinero sea una realidad en nuestro Estado, una muy congruente acorde a su razón de ser, sin embargo los principales responsables de no darle seguimiento siguen siendo nuestros veinticinco diputados, las cuales ni uno solo ha luchado por darle el trámite legislativo a la iniciativa ciudadana entregada desde el 12 de septiembre del 2017 y con fecha fatal para su aprobación en pleno del once de junio del presente.

Seguimos y seguiremos confiando en nuestras instituciones, pues sabemos que su razón de ser es fundamental para el desarrollo de nuestra democracia, sin embargo la solución no está en crear más, sino aprender a hacer más con menos, y en recuperarlas colocando personas comprometidas y no producto de cuotas partidistas.

PD: Si nuestros representantes no están haciendo su trabajo, nosotros, los ciudadanos, lo seguiremos haciendo por ellos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Scroll to top