Month: August 2018

Exigencia

Valor temido por muchos, y bien aprovechado por pocos.

“No digas nada, que después te va peor”, es una de las tantas frases con las que desgraciadamente muchas generaciones han crecido y adoptado como propias con aquello que compete a la exigencia a nuestras autoridades públicas.

Y es que en un mundo de ayer en donde los medios de comunicación podían ser fácilmente manipulados, la tecnología no estaba al alcance de todos y las represiones pasaban por desapercibido, y en un México actual donde aún y teniendo las pruebas en las manos servidores o figuras públicas con peso político de un día a otro ya no tienen procesos legales en su contra, es fácil pensar que todo sigue y seguirá igual y es mejor hacerse a un lado, pero no es en este caso lo fácil lo que te lleva al objetivo deseado, que por mayoría nos consta se basa en construir un mejor Estado.

Como nos dice Elena Favilli “a todas las niñas rebeldes del mundo”: sueñen en grande, aspiren a más, luchen con fuerza y, ante la duda, recuerden esto, tienen razón.

Seamos todos ciudadanos rebeldes, recordemos que la juventud se determina por estado de ánimo y no por número, que nuestro país vale mucho más que unas cuantas acciones de sólo unos cuantos, que la perseverancia alcanza lo inimaginable y que las voces no se callan, se nutren con el conocimiento y experiencias de un conjunto para llevar del decir a un hacer que sea el que desarrolle nuestro entorno.

Tenemos razón en exigir, en hacer valer nuestro derecho a ver un país, Estado y municipio próspero, pero también tenemos la oportunidad de participar, de crear y proponer, de ser nosotras, las personas, las que con nuestras acciones e iniciativa seamos los factores de cambio en nuestro alrededor, recordando que es la colectividad la que ocasionará que la política sea regresada a las manos de todas y todos.

Baja California tú espérate tantito

230 millones 353 mil 628 pesos es lo que el Estado de Jalisco reducirá de financiamiento a partidos políticos este año.

El Instituto Estatal de Participación Ciudadana de Jalisco (Instituto Estatal Electoral en Baja California) anunció el pasado 15 de agosto que gracias a la aplicación de la fórmula de #SinVotoNoHayDinero, los recursos a los partidos se reducirán dos terceras partes comparados con el gasto de 330 millones que ejercieron en el último año no electoral que se usó la anterior fórmula.

La iniciativa fue aprobada en Jalisco el 31 de mayo del 2017 y avalada por la Suprema Corte de Justicia de la Nación en agosto del mismo año para que esta misma pudiera ser replicada en todos los Estados de la República Mexicana.

Y ahí y así es como comienza el trayecto de #SinVotoNoHayDinero en Baja California, donde se presentó como iniciativa ciudadana al Congreso del Estado, y después de aplausos de aprobación y palmadas en la espalda de nuestros diputados, después de unos meses consideraron que para Baja California no era procedente, y es que por alguna razón que muchos todavía no entendemos, nuestro Congreso local pretende tener mayor conocimiento de la constitucionalidad de las normas que nuestro Máximo Tribunal Constitucional del país, la Suprema Corte.

Perdamos el miedo a innovar, a fomentar, crear, promover y aprobar iniciativas que aporten al desarrollo de nuestro Estado. Dejar atrás el tomar decisiones para construir política para unos cuantos, y tomarlas para construir una política en donde quepamos todos y todas. Dejemos de seguir permitiendo que nuestros representantes nos sigan diciendo, Baja California, tú espérate tantito.

PD: Cabe recordar que aquí en Baja California la iniciativa fue turnada a las Comisiones de Reforma del Estado y Jurisdiccional y Gobernación, Legislación y Puntos Constitucionales, una presidida por Bernardo Padilla Muñoz, y otra por Andrés de la Rosa Anaya.

Derecho ciudadano vestido de moda

Transparencia y rendición de cuentas, el discurso “de moda” de los últimos años, sin embargo será una moda para algunos, pero es un derecho para todos.

Hablar de transparencia, rendición de cuentas, acceso a la información y combate a la corrupción es fácil, pero a las palabras se las lleva el viento, y los que nos quedamos con el anhelo de ver un fruto que a penas y se sembró, somos nosotras, las personas.

El espíritu de unidad se fortalece entre los diferentes sectores que luchamos en contra de la corrupción, gracias a la movilización constante de la ciudadanía, seguimos y seguiremos defendiendo la transparencia y rendición de cuentas, pues la corrupción es un acto de cobardía en contra de la ciudadanía y en esta lucha hemos demostrado que la dignidad puede derrotar la ignorancia y el autismo político.

Lo que está en juego es nuestro Estado, nuestro futuro y el de las futuras generaciones, pongámosle un fin a todos los que de boca prometen y de acto fomentan y toleran la espiral de corrupción e impunidad de todos los niveles de gobierno.

Busquemos rediseñar y reconquistar el diálogo y el debate en busca de la verdad, y aunque para algunos actores políticos, la participación de las personas lo vean como una amenaza, el mensaje es claro, quienes pretenden aprovechar cualquier coyuntura para convertirnos en una sociedad dócil y claudicante, no lo lograrán, pues en Baja California sabemos quiénes somos y a dónde vamos.

Es muy importante que como ciudadanos seamos juntos la pieza central en la reconstrucción del tejido social que necesitamos y el muro de contención a la corrupción social que tanto nos afecta. Baja California no es de unos cuantos, Baja California es de todos, y que no se nos

olvide que la verdadera lucha no es por el poder, sino por el poder servir.

“Golpe” con sabor a logro

“Es un golpe”, así afirman que representa para los impulsores y simpatizantes de la iniciativa ciudadana #SinVotoNoHayDinero la iniciativa presentada por los diputados federales de la bancada de MORENA que pretende reducir al cincuenta por ciento el financiamiento público de los partidos políticos.

A diferencia de la mayoría de la clase política, cuando las personas nos levantamos, nos organizamos, alzamos la voz y actuamos para impulsar tanto #SinVotoNoHayDinero como muchísimas iniciativas y proyectos más que hemos impulsado, lo hacemos con el fin de que se logre lo mejor para nuestro Estado, y no de generar una negociación política o ganar popularidad “para las próximas”.

El que el Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) proponga una reducción del recurso destinado a partidos políticos en el Congreso de la Unión no es un golpe, es un logro, pues nos queda claro no nace gracias a que de un día a otro se les haya ocurrido, sino por la constante participación de la ciudadanía al exigir que sea éste un tema primordial en la agenda pública.

Ahora bien, es un logro, pero no el completo, ya que por más que sea agradable al oído reducir a la mitad, sólo sería cubrir un punto de la lista, y estaríamos dejando fuera uno de los propósitos fundamentales y que falta añadir a la propuesta de los marrones: implementar criterios de evaluación.

Administraciones van, administraciones vienen y por más que nos dejen informes rimbombantes de actividades, no hay metodologías ni criterios de evaluación adecuados que nos demuestren su progreso o beneficio medible, y es así como tenemos secretarías, institutos y programas que seguimos manteniendo e incrementando su presupuesto sin evidencia que nos avale tanto su razón de seguir existiendo, como dichos incrementos.

En el caso de los partidos políticos, el criterio de evaluación no se tiene que crear, ya existe, es perfectamente medible y se llaman votaciones. Si su razón de ser es incentivar la participación ciudadana y educación cívica de la ciudadanía, el número de votantes hacia su partido debe de ser el proporcional a su presupuesto. Parece que todavía no lo entienden, pero de eso se trata #SinVotoNoHayDinero.

PD: Que siga la “competencia” en ver quién logra desarrollar mayores beneficios para la ciudadanía, porque a decir verdad, nos está gustando y mucho.

Scroll to top