Month: September 2018

Seamos un bosque

¿Es posible rescatar nuestra sociedad, organizarnos y lograr grandes cosas? pregunta que por desgracia pareciera cada día es más frecuente.

En palabras de mi tatarabuelo, pionero de nuestra ciudad de Mexicali: “es importante el que se plante un árbol o se eche una semilla; al cabo del tiempo, esos árboles formarán un bosque de conocimientos y esas plantas transformarán un cultivo de saberes, que son los que nos proporcionan una buena sombra para cobijarnos o el necesario alimento para crecer como personas y como familia”.

Queda en nosotros que nuestras palabras siembren semillas y nuestras acciones las conserven, que el espíritu de construir un bosque alto y fuerte jamás se apague, que con alegría y voluntad recuperemos la paz, la política y el futuro de nuestro Estado.

Es emocionante saber que nosotras, las personas, tenemos la capacidad de construir un bosque lleno de conocimiento e ideas, y aunque algunos no les guste, y uno que otro nos quiera talar, siempre habrá un buen tronco a el lado que nos pueda sostener.

No hay día que no nos encontremos con personas que desde su espacio buscan conservar su comunidad, y que a través de sus acciones, nos hacen seguir creyendo en la humanidad, así que jamás dejemos de buscar y de sembrar, pues siempre habrá una persona con el ímpetu de construir en conjunto, de formar un bosque en donde quepamos todos y todas, de sembrar un bosque que coseche la política que nos represente a nosotras, las personas.

Así que más que preguntar si es posible rescatarnos como sociedad, la pregunta correcta es en qué parte del bosque estás dispuesto a sembrar y qué clase de bosque queremos ser.

Curiosas intenciones

Te iba a dar libertad, pero mejor yo te mantengo para que no muerdas la mano que te da de comer; así las cosas entre nuestro Congreso del Estado y el Sistema Estatal Anticorrupción.

Horas, que se convirtieron en días, semanas y meses fueron los que se invirtieron en las mesas redactoras por parte de diversas organizaciones de la sociedad civil para dar forma al Sistema Estatal Anticorrupción y rescatar puntos clave para construir un sistema que de verdad sancione, y no sea, como se es costumbre, mera simulación.

Autonomía Presupuestal al Tribunal Federal de Justicia Administrativa, fue uno de los puntos por los que más se luchó por obtener en esa mesa y que se logró, pues también viene previsto desde el Sistema Nacional Anticorrupción y no es nada del otro mundo, bastante lógico es que se realice para que ninguna presión del Presidente de la República o en el caso de los Estados del Gobernador ante un Tribunal que es el que va a revisar y en su caso sancionar los actos administrativos de corrupción.

Pero ni un año dejaron que nos durara el gusto, pues el pasado 13 de septiembre se presentó una iniciativa que busca, en pocas palabras, que el presupuesto y las finanzas del mencionado Tribunal pasen primero por el escáner del Gobernador en turno a través de la Secretaría de Planeación y Finanzas.

No sé qué es peor, que nuestros legisladores de verdad no entiendan la razón de ser de las cosas (o no las quieran entender), o que estén tan preocupados porque sí tengamos un Sistema Estatal Anticorrupción que sirva y se descubran varias situaciones.

Dejo para conocimiento del lector parte del artículo 55 de la Constitución de Baja California, y que por curiosas intenciones quiere ser modificado por nuestro Congreso del Estado: “El Tribunal Estatal de Justicia Administrativa tendrá el carácter de órgano constitucional autónomo, y contará con plena autonomía jurisdiccional, administrativa, financiera y presupuestal e independencia en sus decisiones para el dictado de sus fallos”.

¿Y qué diputado fue el que presentó dicha iniciativa para dar reversa a este artículo? Es lo de menos, pues la responsabilidad es compartida si los demás no se manifiestan en contra.

PD: Estemos atentos, pues sería una pena que la ética desapareciera del diccionario y por curiosidades del destino de repente tengamos un Comité de Participación Ciudadana del Sistema Estatal Anticorrupción con presupuesto o partidas de aquellos que debe vigilar.

Frustración Acumulada

El cansancio, hartazgo, deserción de la exigencia y repudio a la política es la mayor apuesta y deseado logro de cualquier corrupto.

“Yo no me meto a la política, eso es para los rateros”, frase común en la sociedad mexicana que cuesta más de lo que nos podamos imaginar. Y es que es entendible, pues después de tanto desvío y descaro de algunos, ganas no es exactamente lo que nos queda de participar, y es que además es común que cuando nos animamos y sí participamos, nuestras aportaciones, como cientos de fructíferas iniciativas y propuestas, quedan empolvadas en cajón.

Foros, conversatorios, conferencias, la lista es larga de las actividades que se realizan, cuando por ejemplo, se quiere hacer una reforma de ley, para invitar a la ciudadanía a que participe, que aporte sus ideas y su expertis y se nutra la propuesta con el objetivo de generar las mejores políticas públicas para nuestras entidades. Sin embargo, creo que está demás decir que en su mayoría dichas actividades no terminan siendo más que justificaciones de presupuesto y cientos de fotos para el informe anual, además, y el punto más descarado a mi punto de vista, para poder acreditarse el haber involucrado ciudadanía y haber pretendido que sus planteamientos fueron tomados en cuenta.

Es común que se presente el síntoma de frustración acumulada después de vivir tanto lo mencionado como otras situaciones que ocurren, sin embargo la solución no es desistir, pues no conozco un logro que se haya obtenido al dejar de intentarlo. La solución para hacernos escuchar y hacer valer nuestras ideas, es el trabajo en conjunto, el empate de ideas, construcción y desarrollo de proyectos entre nosotras, las personas que nos gusta la verdadera política, aquella que se hace con amor y con carácter, no la que se hace con ambición y codicia.

Sigamos impulsando por tener un parlamento abierto, donde las ideas de las personas no sean para justificar actividades, sino para construir a nuestra Entidad.

Luz de cada rincón

Ciudad cálida de tierra y de gente, palabras que nunca olvidaré cuando me explicaron el significado del escudo de Mexicali.

Un desierto con un valle próspero cubierto de oro blanco, resguardado por un gigante llamado centinela, ocupado por gente con un singular carácter hospitalario y tranquilo para salir a practicar deporte con todos los de la colonia. Así es como muchos aún recuerdan nuestro municipio, y como muchos otros no queremos que se olvide.

Entendemos que “los tiempos han cambiado”, hasta los jóvenes repetimos mucho dicha frase, que la tecnología nos ha modernizado y facilitado muchas prácticas, que las costumbres evolucionan y que la tolerancia aumenta, pero los valores, el respeto hacia nuestra tierra y a los que nos rodean, no está en discusión de cambio.

La responsabilidad de involucrarnos en las decisiones de nuestro Estado, de inculcar el deporte y la cultura en nuestros niños y jóvenes, pero sobre todo los valores del ayer y el ahora son temas que no se construyen solos ni que nadie vendrá a construirlos por nosotros, así que demostremos lo que una sociedad civil organizada puede lograr, lo que la voluntad de muchos puede alcanzar por la convicción de que nada está perdido, y todo está en nuestras manos. Reconstruyamos el tiempo y crezcamos en un Mexicali en donde la calidez humana sea aún más grande que la del clima que nos arropa.

Encendamos la luz de las personas en cada rincón de las calles, vivamos con la tranquilidad de sentirnos en comunidad y estar protegidos de todo aquél que piense pueda apagar la fuerza de nosotras, las personas que todavía creemos y lucharemos por el Mexicali que muchos una vez lucharon por forjar.

PD: Esta columna es dedicada a todos aquellos pioneros a los que debemos nuestra hermosa ciudad, en especial a Héctor Pradis “El Capullo”, una luz que hace poco se apagó pero que brillará por siempre en cada rincón del Mexicali que su padre ayudó a forjar, y que por mucho tiempo tuve el honor de llamarlo “papi”, mi bisabuelo.

Scroll to top