Te iba a dar libertad, pero mejor yo te mantengo para que no muerdas la mano que te da de comer; así las cosas entre nuestro Congreso del Estado y el Sistema Estatal Anticorrupción.

Horas, que se convirtieron en días, semanas y meses fueron los que se invirtieron en las mesas redactoras por parte de diversas organizaciones de la sociedad civil para dar forma al Sistema Estatal Anticorrupción y rescatar puntos clave para construir un sistema que de verdad sancione, y no sea, como se es costumbre, mera simulación.

Autonomía Presupuestal al Tribunal Federal de Justicia Administrativa, fue uno de los puntos por los que más se luchó por obtener en esa mesa y que se logró, pues también viene previsto desde el Sistema Nacional Anticorrupción y no es nada del otro mundo, bastante lógico es que se realice para que ninguna presión del Presidente de la República o en el caso de los Estados del Gobernador ante un Tribunal que es el que va a revisar y en su caso sancionar los actos administrativos de corrupción.

Pero ni un año dejaron que nos durara el gusto, pues el pasado 13 de septiembre se presentó una iniciativa que busca, en pocas palabras, que el presupuesto y las finanzas del mencionado Tribunal pasen primero por el escáner del Gobernador en turno a través de la Secretaría de Planeación y Finanzas.

No sé qué es peor, que nuestros legisladores de verdad no entiendan la razón de ser de las cosas (o no las quieran entender), o que estén tan preocupados porque sí tengamos un Sistema Estatal Anticorrupción que sirva y se descubran varias situaciones.

Dejo para conocimiento del lector parte del artículo 55 de la Constitución de Baja California, y que por curiosas intenciones quiere ser modificado por nuestro Congreso del Estado: “El Tribunal Estatal de Justicia Administrativa tendrá el carácter de órgano constitucional autónomo, y contará con plena autonomía jurisdiccional, administrativa, financiera y presupuestal e independencia en sus decisiones para el dictado de sus fallos”.

¿Y qué diputado fue el que presentó dicha iniciativa para dar reversa a este artículo? Es lo de menos, pues la responsabilidad es compartida si los demás no se manifiestan en contra.

PD: Estemos atentos, pues sería una pena que la ética desapareciera del diccionario y por curiosidades del destino de repente tengamos un Comité de Participación Ciudadana del Sistema Estatal Anticorrupción con presupuesto o partidas de aquellos que debe vigilar.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Scroll to top