Month: October 2018

No todo está perdido

Decía un filósofo francés que la historia es la novela de los hechos, y la novela es la historia de los sentimientos. Del Sistema Estatal Anticorrupción debemos de hacer lo primero, y no permitir que suceda lo segundo.

El Sistema Estatal Anticorrupción de Baja California no nace en el Estado, sino un año anterior a su implementación con la creación, difusión y entrega de la iniciativa ciudadana de Ley #3de3, una iniciativa anticorrupción de la sociedad civil mexicana, impulsada por Transparencia Mexicana y el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) que busca transformar la indignación social por la corrupción en un esfuerzo constructivo para forjar gobiernos más honestos, y que fue la entrada de la ciudadanía para la creación del Sistema Nacional Anticorrupción.

Para muchos sonará fácil, pero fuimos miles de ciudadanos, y cientos de jóvenes específicamente en el Estado de Baja California los que nos levantamos para hacer de lo anterior una realidad, y que no nos quedamos con los brazos cruzados cuando fue el momento de implementar el Sistema en nuestro Estado, pues estamos convencidos de que el día de mañana no queremos voltear a ver a las nuevas generaciones, y tener que contarle que la herencia de corrupción que se nos dejó, seguirá siendo tema de debate en sus mesas diarias.

Se logró construir un Sistema Estatal, a diferencia de todos los demás Estados de la República, con muchas bondades, pero que desgraciadamente con una penosa convocatoria que terminó en una casi nula participación, ha dado una impresión de condena al fracaso.

Sin embargo no todo está perdido, pues el espíritu del Sistema Estatal Anticorrupción es su máxima ciudadanización, y aunque muchos así lo quisieran, la misma no se termina en elegir y tener quince integrantes de un Comité de Participación Ciudadana, pues si bien en teoría deberían ser nuestros representantes dentro del Sistema, eso no nos va a callar a cada una de nosotras, las personas que no permitiremos que la impunidad siga imperando en nuestro Estado, y mucho menos a todas aquellas que no estuvimos de acuerdo en un principio y seguimos en desacuerdo con la alta cantidad de integrantes del mencionado Comité y su goce de sueldo.

A algunos de los actuales integrantes de este Sistema y a los que vienen no permitiremos que se les olvide lo más importante, el origen de su creación, que si bien entendemos podrán no conocerlo, pues cuando no había sueldo o nombramientos no los vimos muy activos, habemos muchos que constantemente se los vamos a recordar, así como recordarles que la única pelea que debe de existir y que deben demostrar con hechos, es la realizada en contra de la corrupción.

Un árbol a la vez

Somos mayoría todas aquellas personas que tenemos la convicción de trabajar y lograr un bien común.

Por muchos años nos han hecho creer que con injusticia e impunidad nos van a arrebatar nuestro futuro. Hoy estamos listas para recuperar nuestro derecho a vivir con dignidad, a trabajar, aprender y perseguir nuestros sueños, pero sobre todo a construir un Baja California digno de heredar a nuestras hijas y nietos.

Entre alegría, risas, trabajo en equipo, comunidad y sí, también un poco de cansancio, el pasado sábado se realizó el operativo masivo de limpieza número diecisiete organizado por la asociación civil Todos Somos Mexicali.

Concentrándose en cuatro actividades: limpieza, reforestación, eliminación de grafiti y eliminación de contaminación visual, nos recuerdan un mensaje que no debe de ser pasajero, el construir y trabajar en comunidad por el bien de nuestra casa, Mexicali, siempre será la vía para nuestro desarrollo.

Con actividades como la mencionada y muchas más elaboradas por la sociedad civil organizada, son puntos en donde nosotras, las personas convencidas de el mejoramiento de nuestra entidad y de nuestra patria nos estamos encontrando, agrupando y organizando porque sabemos que no hay situación o adversidad que no se supere con el trabajo colectivo.

El sábado sembramos muchos árboles, los cuales ellos, al igual que nosotras, estamos preparando nuestros troncos y nuestras ramas, pues ningún viento nos hará caer la ilusión de seguir nuestras convicciones, y cada día, con nuestras acciones, crearemos la sombra que disfruten las futuras generaciones.

Gracias, siempre gracias por recordarnos lo que a palabra de sus fundadores y colaboradores es “yo soy Mexicali, tú eres Mexicali, TODOS somos Mexicali”.

Muerte Silenciosa

¿Se imaginan que respirar pudiera matarnos? En Mexicali ya sucede. Noticia vieja es que nuestra ciudad se encuentra dentro de las más contaminadas del mundo, noticia nueva que aún estamos esperando son las acciones a tomar para revertir los daños a la salud que este nivel de contaminación ha y sigue ocasionando.

Por desgracia el tan mencionado “Es que…” llega a la boca de muchas de las autoridades competentes cuando se habla de este asunto, pues como todo tema polémico, es más fácil rebotar la responsabilidad hacia la dependencia de a lado, y entre que se ponen de acuerdo o no, la muerte de cientos de personas a causa de la falta de medidas para mejorar la calidad del aire sigue incrementando.

La lucha por mejorar nuestra calidad del aire no es nueva, tiene años siendo un tema central en diversos grupos del sector empresarial y de la sociedad civil, los cuales por desgracia con todo y estudios sustentados no se han podido concretar las acciones recomendadas, pues o nunca hay presupuesto, o no hay interés en ejecutarlas por no dar resultados a corto plazo.

Sin embargo no se trata de la búsqueda de culpables, pues ni siquiera para eso estamos a tiempo, sino de llevar a cabo las acciones para combatir una muerte silenciosa que sin darnos cuenta, habita en cada uno de los mexicalenses.

Ya no nos encontramos en un estado de prevención, pues la contaminación por polvo pasó de ser dañina a peligrosa en nuestra ciudad, y es lamentable que siga existiendo el rebote de responsabilidades entre dependencias pero no de información hacia las personas con las medidas que en lo individual y colectivo podemos llevar a cabo.

“No le demos respiro a la contaminación”, es el lema de la campaña de Respira Mexicali que pueden encontrar en redes sociales, la cual proviene de la sociedad civil organizada y que viene con el interés de que en conjunto, sociedad civil y gobierno, realicemos un binomio de colaboración para más que prevenir, salvar las vidas y resguardar la calidad de vida de los cachanillas.

Basta con voltear a ver en nuestra misma familia para identificar que existe una persona con un problema de salud ocasionado por la mala calidad del aire que todos los días respiramos, y que es cuestión de tiempo para que estas enfermedades dupliquen sus víctimas.

Así que por nuestra parte, las personas estamos listas, con el ánimo en el corazón y la evidencia en la mano para darle marcha atrás a las muertes que sí podemos evitar, y esperamos nuestras autoridades también lo estén.

Ayuda social personalizada

Los Congresos locales, mínimo en teoría, existen para legislar, fiscalizar y ser un contrapeso del poder ejecutivo de cada uno de los Estados.

Para desgracia de muchos y beneficio de pocos, hace muchos años se añadió una cuarta actividad, la ayuda social, y es que sin importar que existan las dependencias especializadas para realizar dicha actividad, como lo es Desarrollo Social, a los legisladores se les hizo conveniente abrir una partida dentro de sus presupuestos para dicha labor, que pasó a ser, para muchos hoy en día, la principal actividad de sus funciones.

Para pasar a ser un servidor público con reconocimiento social basta con cumplir el cometido constitucional e incluir a las personas en las decisiones para lograr lo mejor para la comunidad, sin embargo desgraciadamente para eso se necesita completa autonomía, condición de la que no muchos pueden presumir, pues o deben los puestos a un partido o a un mayor mandatario. Así que volviendo con nuestros legisladores, a falta de buen desempeño dentro de sus principales funciones, como lo son propuestas innovadoras y útiles en materia legislativa, había que buscar el cómo salir en la foto para no descuidar su imagen y seguir haciendo campaña “para las próximas”.

Auxiliar a la ciudadanía mediante apoyos sociales en definitiva no es malo, pero para eso existen las dependencias especializadas para dicha actividad, y si además le sumamos que dejan de lado su trabajo principal para ejercer dicha función y que lo que otorgan incluye nombres, imágenes, voces y símbolos que implican promoción personalizada se convierte en una falta de ética y respeto.

Las personas no tenemos por qué estar pagando la reelección ni precampañas de nuestros legisladores, eso se gana demostrando el cumplimiento de sus principales funciones, aunque les cueste más trabajo. Existe un sobregasto por parte de nuestros legisladores locales, y es que no sólo perciben presupuesto para ayuda social, sino también para sus módulos de atención ciudadana y por comisión que presiden, esto además, claro, de su sueldo como legisladores, dicho sea de paso, bastante elevado si tomamos en cuenta su desempeño.

Es que no hay presupuesto

Hay dos tipos de personas: las que todo lo quieren arreglar con dinero pues sin este no saben mover un dedo, y las que saben que a través del trabajo en equipo, alianzas, esfuerzo y mucha pasión por lograr el objetivo se pueden hacer las cosas realidad.

“Es que no hay presupuesto”, pareciera es la frase favorita de un sin fin de funcionarios cuando es momento de estar frente a cámara y justificar su falta de resultados.

Sabemos de antemano que no hay presupuesto que alcance para cubrir todas las necesidades de nuestro país, pero de acomodarse en la silla esperando recurso a buscar el cómo sí a través de la integración y apoyo de la ciudadanía, existe una brecha muy grande.

Quienes hemos trabajado de manera voluntaria por años, sabemos que sin voluntad, ningún presupuesto alcanzará para ningún proyecto, y que cuando un funcionario no es capaz de ser transparente intentará cerrarle lo más posible las puertas a las personas, pues trabajar en conjunto implicaría tanto abrir los libros, como compartir el crédito.

Así que la fórmula es sencilla, cada vez que volvamos a escuchar la justificación de falta de presupuesto, preguntemos primero a qué otros medios requirieron, pues el sólo depender del erario nos queda claro no brinda resultados.

Es tiempo de que recuperemos los espacios públicos, que perdamos el miedo de volver a salir a la calle, conocernos, trabajar en conjunto y demostrar que somos una sociedad civil organizada que no necesita de un presupuesto ni de la autorización de nadie para salir adelante, es tiempo de demostrarle a una clase política anticuada que somos nosotras, las personas, las que juntas, con voluntad, recuperaremos el rumbo y dirección de nuestro país.

Scroll to top