¿Se imaginan que respirar pudiera matarnos? En Mexicali ya sucede. Noticia vieja es que nuestra ciudad se encuentra dentro de las más contaminadas del mundo, noticia nueva que aún estamos esperando son las acciones a tomar para revertir los daños a la salud que este nivel de contaminación ha y sigue ocasionando.

Por desgracia el tan mencionado “Es que…” llega a la boca de muchas de las autoridades competentes cuando se habla de este asunto, pues como todo tema polémico, es más fácil rebotar la responsabilidad hacia la dependencia de a lado, y entre que se ponen de acuerdo o no, la muerte de cientos de personas a causa de la falta de medidas para mejorar la calidad del aire sigue incrementando.

La lucha por mejorar nuestra calidad del aire no es nueva, tiene años siendo un tema central en diversos grupos del sector empresarial y de la sociedad civil, los cuales por desgracia con todo y estudios sustentados no se han podido concretar las acciones recomendadas, pues o nunca hay presupuesto, o no hay interés en ejecutarlas por no dar resultados a corto plazo.

Sin embargo no se trata de la búsqueda de culpables, pues ni siquiera para eso estamos a tiempo, sino de llevar a cabo las acciones para combatir una muerte silenciosa que sin darnos cuenta, habita en cada uno de los mexicalenses.

Ya no nos encontramos en un estado de prevención, pues la contaminación por polvo pasó de ser dañina a peligrosa en nuestra ciudad, y es lamentable que siga existiendo el rebote de responsabilidades entre dependencias pero no de información hacia las personas con las medidas que en lo individual y colectivo podemos llevar a cabo.

“No le demos respiro a la contaminación”, es el lema de la campaña de Respira Mexicali que pueden encontrar en redes sociales, la cual proviene de la sociedad civil organizada y que viene con el interés de que en conjunto, sociedad civil y gobierno, realicemos un binomio de colaboración para más que prevenir, salvar las vidas y resguardar la calidad de vida de los cachanillas.

Basta con voltear a ver en nuestra misma familia para identificar que existe una persona con un problema de salud ocasionado por la mala calidad del aire que todos los días respiramos, y que es cuestión de tiempo para que estas enfermedades dupliquen sus víctimas.

Así que por nuestra parte, las personas estamos listas, con el ánimo en el corazón y la evidencia en la mano para darle marcha atrás a las muertes que sí podemos evitar, y esperamos nuestras autoridades también lo estén.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Scroll to top