Decía un filósofo francés que la historia es la novela de los hechos, y la novela es la historia de los sentimientos. Del Sistema Estatal Anticorrupción debemos de hacer lo primero, y no permitir que suceda lo segundo.

El Sistema Estatal Anticorrupción de Baja California no nace en el Estado, sino un año anterior a su implementación con la creación, difusión y entrega de la iniciativa ciudadana de Ley #3de3, una iniciativa anticorrupción de la sociedad civil mexicana, impulsada por Transparencia Mexicana y el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) que busca transformar la indignación social por la corrupción en un esfuerzo constructivo para forjar gobiernos más honestos, y que fue la entrada de la ciudadanía para la creación del Sistema Nacional Anticorrupción.

Para muchos sonará fácil, pero fuimos miles de ciudadanos, y cientos de jóvenes específicamente en el Estado de Baja California los que nos levantamos para hacer de lo anterior una realidad, y que no nos quedamos con los brazos cruzados cuando fue el momento de implementar el Sistema en nuestro Estado, pues estamos convencidos de que el día de mañana no queremos voltear a ver a las nuevas generaciones, y tener que contarle que la herencia de corrupción que se nos dejó, seguirá siendo tema de debate en sus mesas diarias.

Se logró construir un Sistema Estatal, a diferencia de todos los demás Estados de la República, con muchas bondades, pero que desgraciadamente con una penosa convocatoria que terminó en una casi nula participación, ha dado una impresión de condena al fracaso.

Sin embargo no todo está perdido, pues el espíritu del Sistema Estatal Anticorrupción es su máxima ciudadanización, y aunque muchos así lo quisieran, la misma no se termina en elegir y tener quince integrantes de un Comité de Participación Ciudadana, pues si bien en teoría deberían ser nuestros representantes dentro del Sistema, eso no nos va a callar a cada una de nosotras, las personas que no permitiremos que la impunidad siga imperando en nuestro Estado, y mucho menos a todas aquellas que no estuvimos de acuerdo en un principio y seguimos en desacuerdo con la alta cantidad de integrantes del mencionado Comité y su goce de sueldo.

A algunos de los actuales integrantes de este Sistema y a los que vienen no permitiremos que se les olvide lo más importante, el origen de su creación, que si bien entendemos podrán no conocerlo, pues cuando no había sueldo o nombramientos no los vimos muy activos, habemos muchos que constantemente se los vamos a recordar, así como recordarles que la única pelea que debe de existir y que deben demostrar con hechos, es la realizada en contra de la corrupción.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Scroll to top