La corrupción es una práctica que tiene muchísimos años, provocada por la ignorancia y falta de preparación de nuestros representantes.

La desigualdad, la pobreza, la falta de acceso a la educación, a los servicios de salud, al empleo digno o a la alimentación y los niveles de injusticia, corrupción e impunidad, son hechos que debemos asumir que existen, que nos preocupan y que nos ocupan, y debemos ser nosotras, las personas, las que recuperemos el futuro, lo transformemos en uno más alentador y alcancemos un progreso donde lo humano y lo social sean verdaderamente lo importante.

Nuestro objetivo no puede hacerse a un lado nunca, como jóvenes, de edad y de corazón, estamos convencidos que tanto la transparencia y la rendición de cuentas contribuyen a que los gobiernos y las fuerzas políticas incluyan en sus agendas los temas que más afectan a nuestra sociedad, que la razón y el conocimiento sean poderosos instrumentos para favorecer el cambio social, para que se acuerden políticas públicas que favorezcan a la comunidad en general y no a unos cuantos. Nuestra responsabilidad social es unidos transformar la indignación social por la corrupción en un esfuerzo productivo para formar gobiernos más honestos.

Los bajacalifornianos requerimos de la participación ciudadana, tenemos que pensar, decidir y actuar, y vamos por más. Si de alguna manera vamos a mejorar las propuestas de solución a los problemas de corrupción que tenemos en México, va a ser con una ciudadanía más activa, más participativa a favor de los temas de transparencia y rendición de cuentas. Estoy convencida de que si no lo hacemos integralmente, toda esa transformación, todo ese cambio y todo ese apoyo al tema de la transparencia y rendición de cuentas habrá sido en vano.

Una comunidad debe tener la libertad para pensar, para decidir, discutir y debatir de manera inteligente e informada nuestros derechos, tenemos que convencer a nuestros poderes públicos y a las estructuras propias de la sociedad, que se trata de una inversión inteligente y redituable para la propia sociedad.

La participación de las personas no es de enfrentamientos, no es de diferencias y desencuentros, el tema es cómo articular las capacidades y las posibilidades de las estructuras diversas de la creación de nuevas políticas públicas que se apliquen a las necesidades de nuestra sociedad.

Quiero reiterar que la transparencia es crucial para que Baja California transite en la verdad, no en el discurso, no en la palabra, Baja California debe caminar hacia una sociedad que nos garantice un futuro a nosotros los jóvenes y las futuras generaciones.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Scroll to top