La juventud nos ponemos de pie y levantamos la mano para combatir a todos aquellos que siguen creyendo que la corrupción es cultural. Sin duda es una de las maneras más sencillas de justificarse para no hacer frente a la cuna de todos los males que nos aqueja en la sociedad. Sin embargo, las personas sabemos que la corrupción no corre en nuestras venas, ni mucho menos se acerca a nuestra cultura.

Lamentablemente la corrupción es un mal que aqueja al mundo entero, a unos más que otros, pero ninguno queda exento. Acorde a los índices de percepción de corrupción de Transparencia Internacional, en 2017 México fue posicionado en el lugar 135 de 180 países alrededor del mundo, siendo el 180 el peor calificado.

Existen diferentes organismos internacionales especializados en la lucha anticorrupción, es esencial que como ciudadanía nos informemos sobre su existencia y sus acciones para poder trabajar en conjunto por la misma visión y objetivos. Uno de ellos el Centro de Estado de Derecho y Lucha Contra la Corrupción (ROLACC, en inglés), se creó en 2013, trabaja en cooperación con instituciones nacionales, regionales e internacionales para incrementar el Estado de Derecho, el buen gobierno y combatir la corrupción, y está asociada con la oficina especializada en el combate a la corrupción de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

La estrategia de dicho centro promueve la participación activa para fortalecer la integridad, transparencia y el Estado de Derecho acorde a los estándares internacionales y las mejores prácticas en este campo. Trabaja para contribuir directamente con la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de la ONU, enfocándose particularmente en el Objetivo 16 “Promover sociedades, justas, pacíficas e inclusivas”,

Actualmente, presiden la Asociación Internacional de Autoridades Anticorrupción (IAACA por sus siglas en inglés), una organización anticorrupción independiente y no política establecida en el 2006 para promover y apoyar la implementación de la Convención de las Naciones Unidas en Contra de la Corrupción (UNCAC, por sus siglas en inglés).

En el combate a la corrupción, no estamos solos, y como jóvenes no aceptamos el que la “cultura” de la corrupción se encuentra en cada rincón del mundo, nos comprometemos a que la herencia de corrupción que nos han dejado pasadas generaciones, ya no será la misma que tengan que enfrentar las que están por venir. Trabajaremos y construiremos en equipo, con organismos nacionales e internacionales, el camino para vivir en un mundo, y sobre todo un México libre de corrupción, pues no seremos la generación que se caracterice por haber vivido bajo los estragos de la corrupción, sino por haberla combatido.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Scroll to top